Vamos a centralizar el almacenamiento de nuestros ficheros montando un servidor dedicado y compartiendo todo tipo de archivos entre todos los equipos y dispositivos de la casa

 

La capacidad de los discos duros se ha disparado en los últimos años y disponer de varios terabytes de información en nuestro hogar ha dejado de suponer un desembolso estratosférico.

Una de las mejores formas de gestionar y compartir esta información consiste en disponer de un pequeño servidor en nuestro domicilio para almacenarla de forma centralizada y acceder fácilmente tanto a fotos como a vídeos, música o documentos de cualquier tipo.

Aunque en este paso a paso vamos a abordar el proceso a partir del montaje de un equipo especialmente diseñado para este fin, resultando la solución ideal debido a factores como el tamaño y el consumo eléctrico, no existe ningún inconveniente en desempolvar nuestra antigua máquina y darle una nueva utilidad siguiendo estos mismos pasos.

 

NIVEL: INTERMEDIO

 

Paso 1. Elige la configuración

El sistema operativo que va a gobernar nuestro equipo va a ser FreeNAS, una versión bastante ligera de FreeBSD, por lo tanto, no vamos a necesitar unos requisitos especialmente elevados y sí resulta interesante reducir el espacio ocupado al máximo posible.

FreeNAS paso 1

Por estos motivos, optaremos por una placa Mini-ITX, no es necesario lanzarnos a por una de las últimas con arquitectura ION, ya que la tarjeta de vídeo es algo totalmente accesorio, solo necesitaremos conectar a un monitor para instalar el sistema operativo por primera vez, ya que, a partir de este momento, toda la configuración la realizaremos a través de su interfaz web. Por esta razón, la gráfica integrada nos resultará más que suficiente para este menester.

La elección de la caja es algo muy subjetivo, podemos optar por el modelo que nos resulte más atractivo, pero debemos tener en cuenta dos factores: la fuente de alimentación, en caso de venir integrada en la caja, nos puede ahorrar unos euros; de no ser así deberemos adquirirla por separado con el número de bahías aptas para instalar nuestros discos. Tratándose de un servidor orientado al almacenamiento, sería un grave error de planificación encontrarnos limitados en este aspecto.

FreeNAS paso 2

 

Paso 2. Instalación

Deberemos obtener la imagen del sistema operativo, que podremos descargar de la página del proyecto. Tenemos dos opciones, en caso de disponer de unidad óptica, nos descargaremos la versión Live y la quemaremos en un CD; en caso contrario, tendremos que descargar la versión Embedded y la grabaremos en una memoria Flash USB.

Nos aseguraremos accediendo a la BIOS de nuestra placa de que tenemos activado el arranque desde el medio correspondiente, ya que ambas modalidades son versiones autoarrancables.

FreeNAS paso 3

Una vez cargado, aparecerá un menú de selección en el que deberemos introducir 9 y pulsar Intro para seleccionar la opción: Install/Upgrade to hard drive/flash device... La siguiente pantalla, nos interrogará por el tipo de instalación, dependiendo de si queremos arrancar desde una unidad USB o desde el disco interno de nuestra máquina.

Es recomendable realizar siempre la instalación en un dispositivo externo, ya que, con un espacio de apenas 128 megas, tendremos suficiente y, de esta forma, mantendremos aislados nuestros datos del sistema operativo, proporcionándonos así margen de maniobra ante cualquier fallo y consiguiente reinstalación del mismo. Por lo tanto, elegiríamos la modalidad de instalación número uno o dos. Para completar el proceso, seleccionaremos la unidad de origen, la de destino y el tamaño de la partición de intercambio en caso de haberla solicitado.

 

Paso 3. Conecta el equipo a la red

Una vez terminada la instalación, veremos cómo se reinicia la máquina, extraeremos el Live CD y volveremos a encontrarnos de nuevo ante un menú similar, pero ya con nuestro sistema operativo. Es rápido, ¿verdad?

FreeNAS paso 4

Para que nuestro equipo se conecte a la red casera, nos aseguraremos de que está conectado a nuestro router y, en el menú que nos presenta, elegiremos la opción Set LAN IP address, diremos que  al ser cuestionados por el uso de DHCP y No en cuanto a IPV6 para completar el proceso. Tras unos segundos, nos mostrará por pantalla la IP que ha registrado el equipo, siendo del tipo 192.168.1.35, tomaremos buena nota de ella, ya que la necesitaremos a continuación.


¡Solicite presupuesto!