Cuando se trata de llevar a cabo un rediseño es importante tener en cuenta algunos elementos que favorecen una mejor experiencia de usuario/UX:

  • Diseño Responsivo: cada vez más los usuarios navegan por internet a través de todo tipo de dispositivos como smartphones o tablets y no sólo mediante el ordenador. Esto hace que cada vez sea más importante que las webs tengan diseños responsivos, es decir, que el contenido se adapte y que funcionen correctamente con independencia de la pantalla en la que sea visualizado. Además, tener un diseño responsivo te ayudará a posicionar mejor en Google. Dado que la gente hoy en día busca mucho más a través del móvil, se ha decidido cambiar el criterio del buscador de tal modo que las webs responsivas califican más alto en el ránking de búsquedas.

 

  • Content Management System (CMS): la segunda idea en la que se debe pensar cuando se rediseña una web es en añadir un CMS o gestor de contenido. Éste ofrece un beneficio bastante simple pero interesante, te permite loguearte en tu página y cambiar imágenes y contenido sin la ayuda de un desarrollador. Puedes mantener tu web actualizada todo el tiempo para que tu web evolucione al mismo tiempo que lo hace tu negocio.

 

  • Un blog: tu blog le da a tu compañía una manera de establecerse como líder de la industria. También te permite mantener tu sitio al día con noticias y temas relativos al sector. Esto es  importante porque aquellos lugares que ofrecen información actualizada de manera regular, a menudo aparecen más arriba en el ránking de los buscadores.

 

  • Llamada a la acción: una llamada a la acción es una serie de opciones en tu web que invitan al usuario a realizar la acción que quieres. Cualquier web de confianza tiene al menos 5 opciones básicas: número de teléfono, página de contacto, "sigue nuestro blog" o "suscríbete a nuestra newsletter", "descarga una guía gratuita" y "síguenos en nuestras redes sociales". Intenta tener al menos uno de estos en cada página de tu sitio, y es recomendable que cada página incluya como mínimo una opción que no sea el teléfono o formulario de contacto.

 

  • Hazles una oferta: tu nueva web debería ofrecer al visitante una manera sencilla de interesarse por la empresa sin necesidad de realizar, de manera directa, una acción de negocio como llamar por teléfono o programar una reunión. Algunos usuarios pueden no estar preparados aún para dar ese paso, pero aun así quieren una oportunidad para conocer tu empresa y saber más de ella. Facilítales el proceso ofreciéndoles, por ejemplo, un e-book gratis a cambio de una dirección de e-mail.

Solicite su propuesta sin compromiso.